Niña interior

Libera a tu niña interior, deja que su brisa… disipe la borrasca.

Anuncios

25 comentarios sobre “Niña interior

Agrega el tuyo

  1. La imaginación no envejece si nosotros no queremos y soñar, con los ojos abiertos, recordando alguna infantlidad en mitad de alguna turra de reunión es un recurso muy práctico. Parecemos atentos y ni se imaginan donde realmente estamos 😁👍

    Le gusta a 1 persona

  2. Jajajaja… esa mirada lateral recuerda muchísimo la mirada en oblicuo de enfado del elefante, de hace unos días. No es una crítica, ¿eh?, es que hay semejanza…
    Ese monstruito encorvado y ennegrecido que camina por la ciudad, con rayos encima…¡¡Ja!! es genial, muy bueno, creo que retrata a muchos seres humanos en la locura diaria de esta dura vida (y estresante, y frustrante muchas veces).
    Y la última, muy graciosa. Felicidad ondulada, cual patatas Matutano.
    Nunca desconecto (parece). Ciao.

    Le gusta a 1 persona

    1. Yo también pensé en la mirada del elefante, ja, ja. He descubierto que me gusta mucho ese plano detalle, con los ojos y si acaso poco más, creo que tiene mucha fuerza e intención.
      Ya sé que no era una crítica, pero si tienes alguna (constructiva), observación, consejo, lo que sea, lo recibiré encantada, no tengo mucha idea en esto, como ya sabes, así que me viene bien cualquier comentario que me ayude a mejorar.
      Me alegro que te haya gustado, ¡muchas gracias! 🙂

      Me gusta

      1. Pues no, no se me ocurre nada que decirte, ninguna “mejora” ni “consejo”. Si tú tienes poca idea… ¡anda que yo!
        Te contaré algo: dibujar razonablemente bien es una de mis grandes frustraciones, en realidad. Esto ya viene de mi tierna infancia, de cuando hacía EGB. Yo dibujaba creía que medianamente bien, pero en el fondo sabía que carecía del talento necesario, de la inventiva y que en el fondo yo dibujaba siempre copiando a otros. Y además había otro chaval, aún recuerdo su nombre, Francisco Alquézar (y además su hermana y mi hermana iban juntas a clase y eran muy amigas), que dibujaba increíblemente bien. Aún recuerdo lo bien que dibujaba los cuerpos humanos, poniendo muchos músculos en brazos y piernas, jaja, o con todo detalle las paredes, apliques y adornos de una habitación, creando una perspectiva muy realista. Vamos, que era un crack, realmente dotado para ello. Creo que jamás se dedicó a ello en serio, por las vagas noticias de años después (estudió otras cosas, y perdimos el contacto ya al separarnos). En fin, que el Alquézar me tenía realmente frustrado, esa es la verdad. Aún me consolaba constatando que yo dibujaba mejor que otros que en verdad lo hacían de puta pena, con perdón. Pero cada uno tiene su estilo, esa es una gran verdad. A veces la habilidad no lo es todo, o la técnica. Pero no me veo iniciándome a dibujar como has hecho tú, en plan vocacional. Es envidiable lo emprendedora que eres. Vaya batallita que te he contado, pero son de esas experiencias tontas que quedan interiorizadas y jamás se olvidan. No es que me quedara fatalmente traumatizado, porque era muy bueno y sacaba muy buenas notas en general Hasta que llegaron la física y química en BUP, desastre, jajaja. Bien, esta ha sido mi pequeña y temprana experiencia con el dibujo. Quizá mi planteamiento era erróneo por compararme a él o querer dibujar como él. Pero nunca he tenido verdaderos deseos de lanzarme a crear grandes dibujos. Sí la espinita clavada de ser bueno en ello.

        Le gusta a 1 persona

      2. Evidentemente sí es un planteamiento erróneo el compararse a los demás. Pero lo hacemos de adultos y de niños.
        Yo nunca he sido buena dibujando, y colorear me aburría mucho y siempre me salía por hacerlo corriendo para acabar cuanto antes. Qué casualidad, también tuve una amiga que dibujaba muy bien, recuerdo tener algún dibujo suyo pegado en el armario de mi habitación.

        Me gusta

    1. No que yo recuerde. Mi “trauma” infantil fue que era muy alta y delgada y encima me pusieron gafas con 9 años. Te puedes imaginar, he sido la jirafa con gafas y la gacela y durante unos años hubiera vendido mi alma al diablo por no ser tan alta. En algún momento dejó de importarme. Creo que en el instituto ya lo tenía superado.

      Me gusta

      1. “Un planteamiento erróneo el compararse a los demás”… ya, pero no te paras a analizar tanto cuando eres un niño, sencillamente esa es la forma en que te sientes, algo mal por no ser tan bueno, y siempre buscas referencias en los demás. “Jirafa con gafas”, hay que ver la crueldad infantil, sobre todo basada en el aspecto físico. Ser alto no lo veo ningún inconveniente, ni ser delgado. Peor es todo lo contrario, para mí.

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: